viernes, 12 de octubre de 2012

¿Servirán Las Palabras Positivas?

En un mundo como el nuestro, las palabras positivas parecen estar totalmente fuera de lugar. De hecho, cuando alguien tiene actitudes o palabras positivas, normalmente se les considera medio locos o “de esos”.

Que quieres… a como está el mundo, es difícil creer que alguien pueda ir por el mundo con una sonrisa en la cara y pensando que solo decir unas palabras es suficiente para cambiar las cosas.

Sin embargo, se ha comprobado muchas veces en cientos de estudios que las palabras pueden cambiar tu actitud y tu actitud puede cambiar los resultados de las cosas que quieras hacer.

Lo triste es que hay una prueba contundente a esto, aún cuando no creas en los estudios publicados.

Yo la veo casi todos los días, en muchas circunstancias. En el tráfico, en la cola del supermercado, en la fila para un trámite… parecen no tener fin.

Me refiero por supuesto, a las groserías, insultos y faltas de respeto que recibimos todos los días, a propósito de muchas cosas, merecidas o no.

¿Qué sientes cuando alguien te dice algo de tu madre, de tu peso o alguna otra cosa? ¿Qué quisieras hacerle a esa persona cuando te humilla? Peor todavía: ¿Qué efecto pueden tener en ti tus propias palabras y emociones negativas?

Las noticias están llenas de crímenes y malas cosas que suceden porque alguien “no se iba a dejar” que le dijeran algo.

Entonces, si un montón de palabras negativas puede desencadenar ese tipo de consecuencias en nosotros, ¿por qué es tan descabellado pensar que frases positivas puedan cambiar tu actitud hacia las cosas?

Cosas como el efecto Placebo (el tomar una pastilla de azúcar pensando que es medicina y sentir mejoría) se han observado durante años, aún cuando no sean el centro del estudio.

Si crees que utilizar frases positivas no sirve de nada, tal vez es hora de que lo pongas a prueba, aún cuando tengas reservas.

Si solo conoces los efectos del sarcasmo y el cinismo, ¿no es parte de nuestra naturaleza el probar otras cosas?

He visto los efectos de la depresión en la gente. Aunque es, válgame el término, deprimente, también he visto los efectos que tiene la actitud positiva en muchas personas.

Haz la prueba. Hay miles de libros, audios, cursos y toda forma de publicación con afirmaciones y frases positivas. Lo puedes hacer frente al espejo y sin que nadie te vea, o cuando vayas manejando hacia el trabajo.

Es probable que los resultados tomen solo unos cuantos días y algunos pueden ser inmediatos. A fin de cuentas, ¿qué puedes perder?

Busca oportunidades, aprende cómo ganar dinero en Internet. Visita www.comoganardineroxinternet.com.

Sociable