domingo, 27 de septiembre de 2009

Que Significa Ser Independiente

Una de las cosas que queremos de niños es ser independientes. Soñamos con el momento en que no habrá que responderle a los adultos por lo que hacemos. No más pedirles dinero, no más pedir permiso para hacer cosas, no más horas forzadas para ir a la cama o comer cosas que no nos gustan.

Lo que pasa del sueño infantil de solo decir “haz esto” y que todo mundo te haga caso, pasas al asunto adolescente donde tal vez ya ves las cosas un poco más claras, aunque todavía te nubla la impulsividad de esa épica. Para ser independiente necesitas dinero, un lugar donde vivir, un trabajo o un negocio que te de para mantenerte y muchas otras cosas.

Sin embargo, rara vez pasas de lo material. A fin de cuentas, lo material es fácil de conseguir. Básicamente, si tuvieras acceso a dinero tus problemas estarían resueltos. Ajá… pero bueno, es la forma de pensar y creo que todos la tuvimos.

Ya de adultos, vemos todo con claridad. No solo es ganar dinero. Ser independiente implica dejar de tener jefe que te mande, lo cuál es excelente… hasta que llega el momento en que tienes que tomar decisiones para ganar más dinero, no perder la empresa, despedir o no despedir empleados o, en un caso extremo, vender o traspasar el negocio.

Que bueno era tener quien hiciera eso, ¿no? También ya sabes que solo tú te puedes limitar en cuanto dinero puedes ganar. Ya no más esperar aumentos o promociones; tú mandas. Ok… ¿y que pasa cuando no hay dinero? Antes era problema del jefe conseguirlo; ahora es tuyo.

Se independiente es la única manera de ser totalmente libre pero, ¿ya te preparaste para serlo? Porque no creo que sea una sorpresa agradable que te agarre fuera de guardia. Como muchas cosas buenas en la vida, no todo son rosas: tiene sus problemillas.

Sin embargo, prefiero mil veces tener esos problemas que otros… ¿o que piensas tú?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sociable